jueves, 8 de marzo de 2012

"SANTA MARIA"


SANTA MARIA”
Postal coloreada del Santa Maria


A mediados del pasado siglo, cuando el desarrollo de la aviación comercial, aún no la hacía competitiva para cruzar el Atlántico, el puerto de Vigo era escala obligada de muchas buques que hacían las Líneas Regulares de Pasajeros que nos unían a Europa con el Continente Americano.
Una de estas líneas, enlazaba España y Portugal con Brasil, Venezuela y los EEUU, y estaba operada por la portuguesa Compañía Colonial de Navegaçao.
Eran el "Santa María" y su gemelo el “Vera Cruz” dos hermosos paquebotes de 20.809 TRB, con capacidad para 1.182 pasajeros y una tripulación de 350 hombres, a los que la compañía destinó para cubrir esta línea .
Concretamente el "Santa María" con sus 175,9 metros de eslora y 23,03 de manga, entró en servicio en 1953 y fue desguazado en Taiwan en 1.973, veinte años durante los que paseó su airosa figura por la ría de Vigo, sirviendo de comunicación a la numerosa colonia emigrante de aquella época, en especial en Venezuela.
Este barco fue protagonista de un hecho que lo llevó a la portada de todos los periódicos del mundo durante una veintena de días.
El Santa Maria luciendo su bella estampa

El día 9 de Enero de 1.961, el "Santa María", bajo el mando del capitán de la marina mercante Mario Simoes da Maia, zarpó de Lisboa en uno de sus habituales viajes regulares a Centro América y el día 20 de ese mismo mes de Enero llegó a La Guaira en Venezuela.
Entre los pasajeros que embarcaron ese día a bordo del "Santa María" había 24 miembros del DRIL (Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación), obviamente con identidades falsas, y que estaban comandados por el capitán del ejercito portugués, Henrique Galvao, que desde hacía dos años estaba exiliado en Venezuela, junto con los gallegos José Velo Mosquera (Xunqueira de Ambía) y José Fernández (Sotomayor).

Henrique Galvao


A las 7 de la tarde del día 20 de enero el barco zarpó de La Guaira y al día siguiente entra en Curaçao para hacer combustible y en este puerto, con apariencia mas holandesa que caribeña (Curaçao es aún hoy dependencia holandesa), permaneció todo el día, saliendo al anochecer con destino a Port Everglades (Florida, EEUU), con 612 pasajeros y 350 Tripulantes.
A las 0145 AM,del día 22 de Enero, estando de guardia en el Puente el 3er. Oficial Joao José Nascimento Costa, se puso en marcha la llamada Operación Dulcinea, tomando, bajo amenaza de las armas, el puente y sala de radio, por parte de Galvao y su comando compuesto por españoles y portugueses. El 3er. Oficial, que ofreció resistencia fue tiroteado.
El objetivo no era otro que protestar ante el mundo por las dictaduras de Franco en España y Salazar en Portugal.
Durante ese día, el "Santa María" cambió su rumbo para dirigirse cuanto antes a aguas del Atlántico y cambió su nombre por el de Santa Libertade.



Santa Liberdade

El día 23 se acerca a la isla de Santa Lucía (Antillas) y en un bote desembarca a dos personas seriamente heridas y a otros 5 tripulantes. Este hecho comprometió las posibilidades de alcanzar la costa de África, donde al parecer pretendían dirigirse en 1ª instancia, al ser reconocido y localizado, siendo a continuación vigilado y seguido por la armada Americana y mas tarde por el Crucero Canarias, buque insignia por aquel entonces de nuestra Armada.
Los americanos, a cuya presidencia acababa de llegar John F. Kennedy, mantuvieron negociaciones con los secuestradores, llegando,al parecer, el almirante Allen Smith, al mando del destructor Gering, a subir a bordo del "Santa María".
Otro personaje que medió en la resolución del secuestro fue el general portugués Humberto Delgado, exiliado en Brasil y que consiguió un acuerdo con el recién elegido presidente de Brasil Janio Quadros para que el "Santa María" pudiese entrar en el puerto de Recife.
Finalmente el día 2 de Febrero, el barco entra en Recife y se permite el desembarco de pasajeros y tripulación, entregándose los miembros del DRIL, a los que se daría asilo político.
Aunque el protagonismo se lo llevó Galvao, la realidad es que los gallegos Velo y Sotomayor llevaron el peso de la operación.
Regreso a Lisboa


La prensa, y en especial la española y portuguesa, calificó el secuestro como un acto de piratería, a pesar de que la intención era meramente propagandística, y el trato hacia tripulantes y pasajeros, salvo el rifirrafe inicial, fue en todo momento correcto y cortés, a pesar de que llegaron a amenazar con hundir el barco si eran atacados.
En España, una prensa totalmente amordazada, obvió en lo posible, aludir a la presencia de españoles entre los secuestradores, y tratá de presentar la operación como un problema de Portugal y los independentistas de sus colonias africanas.

Recibimiento

Finalmente,el día 5, los pasajeros fueron embarcados en el Vera Cruz, que completó el viaje llegando a Lisboa el día 14 después de hacer escala en Tenerife, Funchal y en Vigo.
El "Santa María" fue devuelto a su propietarios y tras zarpar de Recife el día 7 de Febrero llegó a Lisboa el día 16, siendo recibido por una gran multitud.
Este tipo de acciones cometidas hace más de cuarenta años probablemente serían catalogadas hoy en día como actos terroristas, sin embargo, las circunstancias que rodearon al suceso en aquellas fechas, suponen que desde una perspectiva más actual su consideración no sea la misma, y que aquel episodio sea más bien visto como una aventura envuelta en un halo de romanticismo.
Willenstad, capital de Curaçao


Recreación en acuarela. El Santa Maria saliendo de Vigo ;Autor.-Roberto Hernandez (El ilustrador de barcos)


3 comentarios:

  1. un barco que me trae buenos recuerdos, viaje en el de niño en 1972 desde el puerto de vigo hasta el puerto de la guaira en venezuela...

    ResponderEliminar
  2. EN. ESE BARCO VINIERON MIS PADRES A HACERNOS EN VENEZUELA. .

    ResponderEliminar
  3. Yo vine a Venezuela en 1.961 a los 5 años junto a mi madre Margarida Malheiro de Varela y mi hermano Joäo Jose en el el buque italiano Ascania. En casa siempre se hablaba del Santa Maria, en espécial mi padre Joäo Varela y sus amigos todos exiliados politicos. Jose Luis Malheiro Varela

    ResponderEliminar