miércoles, 7 de marzo de 2012

M/N "ALRAIGO"


M/N “ALRAIGO
El Alraigo
El día 6 de Junio de 1.983, el mercante español Alraigo, de la empresa Naviera García Miñaur, navegaba tranquilamente por el Atlántico con destino a Santa Cruz de Tenerife.
Eran las 11 de la noche, a unas 120 millas al Sudoeste de Oporto, cuando los tripulantes vieron como un avión aparecía estruendosamente sobre sus cabezas y en apenas 30 segundos aterrizaba de forma aparatosa sobre la cubierta de su barco.
El Alraigo llega a Tenerife

El avión, un Sea Harrier, el FRS1/FA2 -ZA176, de la Royal Navy, pilotado por Ian Watson, había despegado del portaaviones británico HMS Illustrious,, y realizaba un vuelo de reconocimiento, cuando sufre una avería en sus sistemas de comunicaciones y navegación.
Tras varios intentos infructuosos de localizar de forma visual su portaaviones, y cuando solamente le restaba un minuto de autonomía, el piloto descubre la silueta del Alraigo, único objeto flotante en su horizonte, y en una desesperada maniobra consigue posar su avión sobre la cubierta del barco, concretamente sobre un contenedor y una furgoneta.
Dificil postura la del Harrier en el Alraigo
Foto de Graciliano Luján

Esta maniobra, por la que el piloto fue considerado un héroe al salvar su avión (valorado entonces en 1.500 millones de pesetas), supuso sin embargo un grave riesgo para el barco y consecuentemente para sus tripulantes.Ante los incrédulos ojos de los marineros del Alraigo, el piloto, una vez comprobado que todo estaba en orden, se presentó a la tripulación. El capitán ordena trincar la aeronave y pone nuevamente rumbo al puerto de destino de su cargamento.
Enterados por radio de lo sucedido, desde el portaaviones HMS Illustrious, se envían señales al Alraigo para que desvíe su rumbo a Portugal, pero el capitán mantiene su derrota a Sta Cruz de Tenerife, a donde llegaría tres días después.
Al poco tiempo la noticia salta a los medios de comunicación.

Mientras tanto, el Gobierno Británico inicia contactos con el Gobierno Español y la Compañía Naviera propietaria del barco para la devolución del Harrier.

En medio de la expectación de varios centenares de curiosos, el día 9 a mediodía, el Alraigo atraca en los muelles de Sta. Cruz de Tenerife, y los tripulantes se niegan a permitir el desembarco del avión por considerarlo como la única garantía para cobrar el premio al rescate que estipula el Derecho Marítimo Internacional.
Durante varios días, los tripulantes vivieron en una creciente tensión, mientras en Madrid se negociaba la cuantía y garantía del premio a percibir.
Finalmente el día 15, el gobierno español ordena la descarga del Harrier, lo que comunica el Gobernador Civil, ante los representantes del armador, británicos y de la tripulación, dando un plazo hasta las 1100 de ese mismo día, caso contrario ordenaría el desembarco forzoso del avión.
A las 1510 una grúa saca del Alraigo el avión, que es embarcado en el petrolero británico British Tay, que lo llevaría de regreso a la Gran Bretaña.
Al parecer, según se publicó en algunos medios, el premio por rescate ascendió a 3,6 millones de pesetas.
Los tripulantes del Alraigo, no podrán olvidar una de las experiencias mas surrealistas vividas en la mar, un avión militar británico aterrizando en la cubierta de un buque mercante español.
 La insistencia de los 14 tripulantes del Alraigo, en no dejar desembarcar el Harrier, mientras no se les garantizase la cuantía y el cobro del premio, llegó a generar una cierta tensión diplomática.
Cubierta del Atlantic Conveyor en Las Malvinas
Del Alraigo, poco más se supo, pero el Harrier, sabida su pasión por conservar todo aquello que tenga o haya tenido algún significado, después de participar en la guerra de las Malvinas, es guardado como oro en paño por por los ingleses, que supieron ver la posibilidad que ofrecía el uso de buques mercantes para ser utilizados como base de aviones militares en caso de conflicto. Desgraciadamente el Atlantic Conveyor, fué hundido con el el capitán y 12 de sus tripulantes.

Atlantic Conveyor en las Malvinas, como base de aviones militares



El Piloto; Ian Watson

Información extraída de periódicos de la época.
Fotografías libres circulantes en la red.


 


2 comentarios:

  1. Las fotografías de www.spanishshipping.com, donde está publicada la primera fotografía del ALRAIGO, no son de uso libre como así consta en dicha página web.

    ResponderEliminar
  2. El premio por el rescate fue bastante mayor que el citado. No recuerdo las cifras ahora, pero esa cantidad seria la media de lo cobrado por cada tripulante. Me parece que el Capitan, Aitor Suso Linaza se llevo ocho millones y la cantidad fue disminuyendo en relacion al destino a bordo.

    Como los bienes de un estado no son embargables, es por eso que el premio fue en compensacion por el esfuerzo de la tripulacion en ayudar al piloto a salvar el Harrier,

    ResponderEliminar