martes, 13 de marzo de 2012

"CAP ARCONA"


EL TRÁGICO FINAL DEL “Cap Arcona”
Cap Arcona
El Cap Arcona fue un lujoso trasatlántico alemán, buque insignia de la HSDG (Hamburg-Südamerikanische Dampfschifffahrts-Gesellschaft) de Hamburgo.
Considerado el “Rey del Atlántico Sur”, era un vapor rápido de 27.571 Toneladas de Registro Bruto, con una eslora de 206,5 metros, 25,7 metros de manga, 20 nudos de velocidad de servicio y capacidad para 1.315 pasajeros. Su cuidado interior de excelente factura, suite real, camarotes victorianos, jardín de invierno, canchas de tenis, gimnasio etc.
Este excelente barco sirvió en 1.942 como decorado par el rodaje de la versión alemana del hundimiento del Titanic.
Cap Arcona navegando
Construido por, botado el 14 de mayo de 1.927, fue destinado a cubrir la línea entre Hamburgo y América del Sur, transportando tanto pasajeros de clase alta como emigrantes.
Tanto el Cap Arcona como su gemelo el Cap Polonio, hicieron escala frecuente en el puerto de Vigo, siendo unos de los principales barcos de la emigración que durante el primer tercio del pasado siglo llevaron a muchos gallegos a “hacer las Américas” hacia Brasil y Argentina.
Cap Arcona en Vigo
En 1933, era el orgullo del III Reich y navegaba con bandera nazi por todos los océanos. Durante 12 años, el Cap Arcona había realizado ininterrumpidamente los fabulosos viajes a los que debía su reputación.
Anuncio en Faro de Vigo
Lujoso salón

Camarote de lujo
Despedida

El 25 de agosto de 1939 fue destinado al servicio de guerra. Tras la invasión a Polonia, fue amarrado al muelle en el puerto de Dánzig (Gdansk), y utilizado como vivienda flotante de la Kriegsmarine (la marina de guerra alemana).
En 1.944, ante el avance de los soviéticos, el Cap Arcona es destinado al transporte de soldados y civiles que retroceden, entre Danzing y Copenhague, pero durante la travesía se averían sus máquinas deviendo ser remolcado a un astillero escandinavo donde lo repararon y pudo regresar a Alemania.
Saliendo de Hamburgo

El 14 de abril de 1.945, fondea en la bahía de Lübeck (puerto alemán en el Báltico) en tan lamentable estado que se considera casi inservible. La Marina Alemana decide devolverlo a la compañía Marítima Hamburg- Sudamerikanische.

Fondeado en Lübeck, sería escenario de la tragedia marítima mas grande de la historia, en cuanto a pérdida de vidas humanas.

Transporte de guerra
Campo de concentración de Stutthof

El mismo 14 de Abril, Heinrich Himmler, jefe de las SS dio la orden de no dejar ningún deportado vivo en manos de los aliados.
Deportados a bordo del Thielbeck

 Para ocultar las atrocidades de los campos de concentración, las SS decidieron hacer desaparecer a todos los deportados, pero la eliminación de los cuerpos en los mismos campos, era demasiado lenta.
Decidieron entonces vaciar los campos de concentración y sacar a los deportados por las carreteras. Así, el 4 de mayo de 1945, las tropas aliadas encontraron el campo de concentración de Neuengamme (el más grande de Alemania, a 25 kilómetros de Hamburgo) completamente vacío. Sin embargo, desde el año 1938 hasta mayo de 1945, había recibido aproximadamente 106.000 deportados de todas las nacionalidades. Allí fueron encerrados, particularmente, unos 11.000 franceses de los cuales sólo algunos cientos sobrevivieron.
Las llamadas “Marchas de la muerte”,se convirtieron en estos últimos días de la guerra en un terrible y eficaz método de exterminio de los últimos supervivientes de los campos, que fueron quedando en las cunetas muertos por el agotamiento la sed y el hambre, o con un disparo en la nuca, pero algunos lograron resistir.
El 15 de abril de 1.945, los aliados habían liberado el campo de concentración de Bergen-Belsen, quedando horrorizados de lo que allí habían encontrado.
Los dirigentes nazis que buscaban a cualquier precio eliminar toda huella de los deportados, decidieron amontonarlos a bordo de los buques, encerrarlos allí y hundirlos en alta mar.
Con este objetivo prepararon el Cap Arcona y los cargueros Thielbeck, Athen y Deutschlan, en la bahía de Lübeck.
El 18 de Abril. Los SS subieron a bordo de los barcos e informaron a los oficiales de los mismos que se estaba preparando una “operación especial” sin ofrecer detalles de la misma, y ante la negativa de algunos de ellos, tras ser amenazados con fusilarlos, los que no acataron las órdenes fueron separados del mando.
Del 19 al 26 de abril, más de 11.000 deportados llegaron a pie al puerto de Lübeck. La Cruz Roja sueca intentó en vano negociar su rescate con Himmler. El embarque comenzó el 20 de abril.
El Athen fue el encargado, a pesar de la negativa inicial del capitán, de ir trasladando al Cap Arcona, fondeado a 3 millas de tierra, grupos de unos 2.300 deportados y 280 oficiales de las SS y kapos(Prisioneros jefes en los campos de concentración nazis, kamerad polizeli).
Comandados por el oficial de las SS Kirstein, los militares quitaron del Cap Arcona todos los chalecos salvavidas, así como los elementos flotantes tales como bancos o las banquetas que podrían ser utilizados como flotadores, y los guardaron bajo llave en el pañol.
Durante varios días, el Athen navegaría entre el puerto de Lübeck y el Cap Arcona. Excepto los deportados políticos, todos los prisioneros permanecieron uno o dos días a bordo del Thielbek, antes de ser transferidos al Cap Arcona a través del Athen.
Cap Arcona en llamas
Embarcaron a 6.500 deportados y 600 guardias de las SS.
Para los prisioneros, la visión era surrealista. Agotados tras su interminable caminata, recorrieron los pasillos decorados con alfombras persas, se dispersaron por los elegantes restaurantes Victorianos. Luego fueron amontonados a razón de 20 por camarote, para hacer más espacio, despojados su precioso mobiliario, pero dejaron las mullidas alfombras y los cuadros en las paredes.
Sin embargo, rápidamente, el lujoso barco se transformó en un verdadero infierno. Todos los días, morían allí de 20 a 30 deportados. Casi no había comida ni bebida. Diariamente, una lancha traía agua potable y regresaba a Lübeck con los muertos. Los guardias se ensañaban particularmente con los prisioneros rusos.
Conocedores del próximo hundimiento, el número de oficiales de las SS se marcharon gradualmente y fueron reemplazados por miembros del ejército de tierra de entre 55 y 60 años de edad, y de la infantería de marina.
El Athen realizó su último viaje al Cap Arcona el 30 de abril, esta vez para sacar prisioneros del buque, tan superpoblado que incluso los SS no podían soportar más los muertos amontonados y el mal olor. Además, se habían llevado a cabo negociaciones con la Cruz Roja sueca, y se había llegado a un acuerdo para facilitar el rescate de los detenidos franceses. A los ojos de los nazis, la derrota era un hecho. Con esta medida de clemencia respecto de algunos detenidos, esperaban una reducción de las sanciones que sin duda les impondrían los países vencedores.
El 30 de abril de 1945, los deportados se enteraron de que Adolf Hitler se había suicidado, que Berlín había sido ocupada por las tropas rusas y que la guerra prácticamente había terminado.
Desde hacía cinco días, pontones y varias barcazas de desembarco trasladaban a Lübeck a medio millar de deportados famélicos más (hombres, mujeres, niños), provenientes del campo de concentración de Stutthof, cerca de Dánzig, en Polonia. Debían embarcar en el Cap Arcona.
Cazabombardero Typhon

 De repente, el 3 de mayo, mientras submarinos alemanes maniobraban en la bahía de Lübeck y se preparaban para disparar los mortales torpedos con el fin de hundir el Cap Arcona, irrumpieron los tanques británicos. Los alemanes se pusieron a cubierto para combatir.

La mañana de ese mismo día, un avión inglés había efectuado un vuelo de reconocimiento sobre la bahía de Lübeck y había observado al Cap Arcona. Presintiendo su inminente liberación, los deportados le habían hecho señales con sus manos. Todavía presentes en el carguero Athen, los soldados nazis abrieron fuego contra el avión. Para escapar a los disparos de las baterías antiaéreas, el aparato volaba entonces a 10.000 pies, lo que hacía imposible identificar a las personas a bordo.
Al mediodía, dos oficiales británicos se presentaron en la oficina de la Cruz Roja sueca, en Lübeck, para informarse sobre todos los detalles de los barcos-prisiones. Tras escuchar un informe, prometieron actuar en consecuencia. Lamentablemente, era demasiado tarde para desviar la operación lanzada contra los nazis. Varios aviones de la Royal Air Force (RAF) se presentaron en la bahía de Lübeck. Cuatro escuadras de caza bombarderos Typhoon de la Second Tactical Air Force se ubicaron en posición de ataque. Los nazis colocaron en sus barcos militares banderas blancas, pero mantuvieron la bandera hitleriana en el Cap Arcona, el Athen, el Thielbek y el Deutschland.
A las 14:30 horas, la visibilidad era buena. El capitán inglés Martin Scott Rumbold inició el ataque. El Cap Arcona y los demás buques fueron bombardeados y ametrallados por los caza bombarderos. Entre los pilotos se encontraba Pierre Clostermann, un aviador francés que integró la Royal Air Force y que había sido pasajero del crucero inaugural del Cap Arcona. Completamente incendiado, éste comenzó a hundirse. A bordo, los detenidos sabían que sólo disponían de muy poco tiempo para escapar.
Los SS aterrorizaban a los detenidos disparando sus ametralladoras. Muchos de los botes salvavidas fueron perforados. Sólo uno fue arriado al mar por los SS para escapar.
  Los deportados que no murieron durante el ataque, ni se habían quemado o ahogado en su encierro, presos de pánico se abalanzaron hacia la cubierta y se arrojaron al agua, donde intentaron aferrarse a tablones que flotaban. La mayoría se ahogó. El resto nadó en aguas glaciales. Muchos murieron ametrallados por los cañones de 20 mm de los caza ingleses, que iban y venían volando al ras de agua. Algunos fueron rescatados por pescadores alemanes que socorrían a las víctimas. En tierra, los primeros supervivientes solicitaron a las tropas británicas que enviaran urgentemente botes de salvamento.
Thielbeck

Al carguero Thielbek no le bastó la bandera blanca para detener la furia inglesa. El ataque perpetrado contra éste se produjo minutos después. Sólo unos pocos detenidos escaparon de las bodegas. El barco escoró a 50 grados y comenzó a hundirse. De los 2.800 deportados a bordo, sólo 50 sobrevivieron. Todos los guardias de las SS y los de la infantería de marina fueron asesinados, al igual que el capitán. Los gritos de los moribundos se oían desde Lübeck. 
Campo de Neuengamme

Había 4.500 detenidos a bordo del Cap Arcona, 2.800 en el Thielbek y 1.998 en el Athen; lograron salvarse 316 prisioneros del Cap Arcona, 50 del Thielbek y la totalidad de los deportados del Athen. En total, 7.500 prisioneros de guerra, de 28 nacionalidades, murieron en menos de 30 minutos, durante esta incursión aérea.
En la euforia del triunfo, los diarios ingleses e internacionales sólo mencionaron el "brillante ataque" de los aviones ingleses. Al día siguiente, las tropas británicas entraron en el campo de concentración de Neuengamme, completamente vacío y el mariscal Montgomery recibió la rendición de las tropas de Alemania del Norte. Cuatro días más tarde, el 8 de mayo de 1945, la guerra terminaba en Europa.
Ningún gobierno británico se refirió jamás a la muerte de los 7.500 deportados de la bahía de Lübeck asesinados por su aviación. Nunca se ofrendaron coronas de flores ni se pronunció ningún discurso en su memoria. Se cavaron fosas comunes a lo largo de la playa entre Lübeck y Pelzerhaken.
Memorial de Neuengamme

  
Los supervivientes hicieron construir un monumento de piedra en el que se lee en grandes letras negras: "A la memoria eterna de los deportados del campo de concentración de Neuengamme. Murieron durante el naufragio del Cap Arcona el 3 de mayo de 1945".
Las autoridades británicas explicaron más tarde que la presencia de una flotilla militar alemana junto al Cap Arcona les había inducido al error, pensando que el barco estaba ocupado por militares alemanes.
Una macabra paradoja, los británicos fueron la mano ejecutora del crimen programado por los nazis.
Los restos del Cap Arcona permanecieron varados en la bahía de Lübeck hasta 1950, luego fueron desmantelados por buceadores y reducidos a chatarra. Sobre el espigón de Lübeck fueron estudiados y fotografiados en detalle por la firma Rolls-Royce, que había fabricado las bombas inglesas, con el fin de evaluar la eficacia de estas últimas.
Cuatro años después de su naufragio, el Thielbek, sacado a flote y reparado, fue puesto nuevamente en servicio bajo el nombre de Reinbek. En 1961, la compañía marítima Knohr & Burchard vendió el Reinbek, que navegó entonces bajo bandera panameña. En 1974, el ex Thielbek fue desmantelado en Split, en la ex Yugoslavia. Los restos de los cadáveres encontrados entre sus partes fueron colocados en 49 ataúdes y descansan finalmente en paz en el sector Cap Arcona del cementerio de Lübeck.
La Unión Soviética se apoderó del Athen como indemnización de guerra y lo denominó General Brusilow. El 27 de mayo de 1947 fue regalado a Polonia. Rebautizado Warynski, siguió navegando durante mucho tiempo entre Gdansk (ex Dánzig) y Buenos Aires, vía Hamburgo. En 1973 fue puesto fuera de servicio y se utilizó como depósito flotante en la ciudad polaca de Stettin, con la denominación NP-ZPS8.
Cartel publicitario
Vista aérea del Cap Arcona









3 comentarios:

  1. Estimados mi bisabuelo trabajo en este barco cuando tenia tan solo 18 años en 1932 decidio quedarce en Argentina para finalmente arraigarce en este pais, me gustaria saber si existen registros de la tripulacion.
    saludos. mi mail de contacto es ferclavin@gmail.com por si alguien tiene informacion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MI BISABUELO VINO EN ESE BARCO DE ALEMANIA A ARGENTINA

      Eliminar
    2. mi abuelo también trabajó en ese barco, como maitre, en casa hay algunas postales de recuerdo y una lista de pasajeros pero no la de tripulantes si lograste encontrar algo mas me encantaría saberlo. ivonnehass@hotmail.com

      Eliminar