viernes, 4 de mayo de 2012

T/N "MARQUES DE COMILLAS"

BARCOS DE LA EMIGRACION



T/N “MARQUES DE COMILLAS”

"Marqués de Comillas" con su estampa original


Histórico trasatlántico de la emigración, donde con toda seguridad viajaron cara a ultramar muchos guardeses.
Botado en Ferrol el 17 de Marzo de 1.927, gemelo del Juan Sebastián Elcano” que había sido botado en Sestao en 1.926 y del Magallanes”, botado en Matagorda (Cádiz) en Mayo de ese mismo año.
Actuó como madrina la Infanta Isabel de Borbón, y debe su nombre a Antonio López, 1er. "Marqués de Comillas" y fundador de la Compañía Trasatlántica Española.
De líneas clásicas, con proa recta y popa de espejo las características originales de este buque eran las siguientes:


Eslora
145,23 m.
Manga
17,07 m.
Puntal
8,5 m.
Calado
7,2 m.
TRB
9.922 TM
TRN
7.774 TM
Peso Nuerto
5.312 Tm
Desplazamiento
13.500 Tm
Velocidad servicio
15 nudos
Propulsión
4 Turbinas Curtiss-Parson
Potencia
8.296 HP


 
El pasaje era de 149 en primera clase, 53 en segunda y 39 en tercera, además de 832 literas en sollados y entrepuente para los emigrantes. En una posterior reforma se reconvirtió en tres clases: primera, segunda y turista.
El 22 de Octubre de 1.928, el "Marqués de Comillas" inicia su viaje inaugural desde el Mediterráneo a La Habana y Nueva York.
Al cabo de algunos meses, debido a la forzosa reducción de líneas a la que se vio obligada la Compañía Trasatlántica Española, pasa junto con sus gemelos a la que unía Barcelona-Panamá, con escalas en Cádiz, Sta. Cruz de Tenerife, San Juan de Puerto Rico, Santo Domingo, La Guaira, Puerto Cabello, Curaçao y Colombia.
Una nueva reducción de líneas en 1.932, quedando la naviera solamente con la 1, que unía los puertos del Cantábrico con Nueva York, La Habana y Veracruz, en un principio cubiertas por los trasatlánticos, "Cristóbal Colón" y "Habana" (Luego acabaría siendo el Galicia de Pescanova), y la 4, servida por los tres gemelos entre Barcelona y Nueva York, con escalas en Tarragona, Valencia, Málaga, Sta. Cruz de Tenerife y Santiago de Cuba.
Estos servicios se mantuvieron hasta 1.936, con el estallido de la Guerra Civil Española.
El 9 de marzo de 1929, navegando hacia Puerto Rico rescató al borde de la extenuación a los tres tripulantes de un velero Holandés, el Sheuttewart, que intentaba la travesía Rotterdam- Nueva York, y una vez atendidos por los servicios médicos de abordo, los desembarcó en San Juan de Puerto Rico.
El 4 de Abril de 1.933, de madrugada y cuando navegaba de Nueva York a La Habana, varó en los bajos de Carysford (cerca de Cayo Largo, Florida), afortunadamente en fondo de arena y de donde fue sacado sin daños dos días más tarde por el buque de salvamento americano Relief, continuando viaje por sus propios medios.
Faro de Carysford, en la actualidad
El día 5 de Agosto de 1.936, estando en el puerto de Barcelona, fue requisado por el gobierno de la República y convertido en buque hospital, e incorporado a la fuerza naval que con la columna del Capitán Bayo intentaría el desembarco en Mallorca.
Hizo varios viajes con heridos a Barcelona y a Mahón hasta que en Setiembre se trasladó al puerto de Barcelona
El 1 de Febrero de 1.937 fue enviado a Odessa y a su regreso, tras ser anunciado su paso a través del Bósforo por los servicios de información, era esperado entre Cabo San Sebastián y Formentera, por los cruceros Baleares y Almirante Cervera siendo apresado por este último el día 26 a 15 millas al Este de Cabo San Sebastián y llevado a Palma de Mallorca donde quedó clasificado como transporte de guerra y afecto al Estado Mayor.
Continuó militarizado en misiones de transporte de tropas entre Canarias y la Península.
En 1.938 realiza un viaje con musulmanes que peregrinan a La Meca. Este mismo viaje lo volvió a realizar en 1.939.


Cubierta de proa



Finalizada la guerra, realiza un último servicio llevando a Bizerta a las tripulaciones que iban a hacerse cargo de las unidades de la Marina que allí estaban internadas. Después permaneció en Cádiz hasta setiembre como alojamiento para el Estado Mayor del Almirante jefe de la escuadra, Don Francisco Moreno.


Postal coloreada, Marqués de Comillas despues de la reforma



 Una vez devuelto a sus armadores, el "Marqués de Comillas", fue modernizado en la factoría de Matagorda (Cádiz), y allí perdió su chimenea de popa a la vez que su acomodación se habilitó para 165 pasajeros de 1ª clase, 38 de segunda, 41 de turista “A” y 326 de turista “B”. A continuación reanudó sus viajes entre España y América.
Otra estampa del Marqués de Comillas

Al estallar la Segunda Guerra Mundial empezó a navegar entre Bilbao y Veracruz, con escalas en Santander, Gijón, Vigo, Lisboa, Cádiz, Ceuta, Sta. Cruz de Tenerife, Puerto Rico, Ciudad Trujillo (Sto.Domingo), Curaçao y La Habana.
Marqués de Comillas en Santander

En 1956, se le suprimieron los dos palos clásicos y se coloca uno sobre el puente para las banderas y una torreta para la antena del radar que se le incorpora.
En 1.957 se hace una nueva distribución de la acomodación, quedando solamente con dos clases, 1ª y Turista.
En 1959, comenzó a navegar en la línea de la Guaira transportando multitud de emigrantes hacia Venezuela.
Cuando los sucesos de Ifni, hizo un viaje con tropas de dicho territorio, y más tarde, con peregrinos marroquíes marchó a Yiddah. Volvió a su línea de La Guaira.
Yiddah en la época

En 1961 se le reacondicionó una vez más la acomodación para pasajeros. Quedó con capacidad para 930 en clase única y, como luego harían los “Monserrat” y “Begoña” tocaba en las Antillas Británicas, donde embarcaba pasajeros para Southamptom, puerto que se convirtió en final de línea.
El 6 de noviembre de ese año 1.961, estando en los Astilleros Astano de Ferrol, al objeto de ser reparado, sufre un incendio, al parecer originado en un cuadro eléctrico de conexión con tierra, y a pesar de todos los esfuerzos de bomberos y brigadas contraincendios de la Marina y de Bazán, el "Marqués de Comillas" quedó convertido en un amasijo de hierros retorcidos.
En 1.962, fue vendido para desguace.

Vista desde satélite del Canal de Suez (Foto NASA)

Durante algún tiempo los pasajeros y tripulantes de este barco, especialmente en su última etapa, disfrutaron desayunando fina bollería elaborada por las manos de un guardés, cuyos descendientes siguen dedicándose al mismo noble arte de la repostería, eso si, ahora en tierra firme (como se dice en Galicia "donde pisa o boi").


2 comentarios:

  1. Maravilloso. Mi familia viajo hasta Nueva York. Gracias ¡¡
    se pueden localizar fotos de su interior para ver como viajaban?

    ResponderEliminar
  2. En noviembre 1947, viajé en clase turista con mi madre desde Vigo hasta la habana La ruta fue Vigo-Lisboa-Cádiz-New York-La Habana, ¡Que recuerdos!

    ResponderEliminar