martes, 6 de marzo de 2012

M/N "CASON"


M/N “CASON”

Este buque de bandera Panameña, que había sido construido en 1.969, y que tenía una tripulación de 31 personas, todas ellas de nacionalidad China, ocasionó otra gran catástrofe ecológica en A Costa da Morte.
En la madrugada del 5 de Diciembre de 1.987, el Casón navegaba en medio de un fuerte temporal, cargado con 1.100 TM de productos químicos, inflamables (xileno, butanol, sodio etc.), tóxicos (aceite de anilina, difenilmetano), corrosivos (ácido fosfórico, anhídrido alifático), distribuidos en 5.000 bidones, sacos y contenedores. Había cargado en los puertos de Hamburgo, Rótterdam y Amberes con destino al puerto chino de Shangai.


A la altura del Cabo Finisterre, un golpe de mar provoca un corrimiento de la carga, y a causa, posiblemente, del contacto con el agua de alguno de los productos que transportaba, se produce la reacción y el incendio en una bodega de proa.

La tripulación, ante la nube de humo y gases de las reacciones químicas, abandona el buque en unas circunstancias muy difíciles para la supervivencia. Los medios de salvamento que acudieron a la llamada de Socorro, solamente lograron rescatar con vida a 8 de los tripulantes, falleciendo, bien ahogados o intoxicados los 23 restantes.
El Casón acabó varando, a pesar de estar en la zona el Remolcanosa 5, en la Punta Castelo, en el extremo Sus de la playa de O Rostro, muy cerca del Cabo Finisterre.
A Partir de ese momento, las explosiones de los bidones de sodio en contacto con el agua, el desconocimiento de la naturaleza del cargamento y los posibles efectos de su vertido, las informaciones contradictorias publicadas en los medios de comunicación, crearon una gran confusión, y a pesar de crearse una comisión de expertos, que incluso diseñaron un plan de evacuación, por si fuese necesario. Las autoridades, no lograban ponerse de acuerdo en las decisiones a tomar provocando una situación de gran confusión y nerviosismo, y el día 9, se produce un masivo éxodo de la población de la zona (se calcula 12.000 personas). Llegó a hablarse, por parte del Gobierno de la Xunta, de una gran nube tóxica, cosa que luego fue desmentida por los análisis realizados por la propia Xunta de Galicia.
A todo esto, los remolcadores Alonso de Chaves y Punta Salinas, que llegaron de Asturias, logran descargar 225 bidones que trasladan al puerto de Brens (Cee), pero ante la alarma generada, las airadas protestas de la población, obliga a las autoridades a retirarlos y así comienza una incomprensible peregrinación de unos materiales de los que se desconoce su naturaleza exacta y posibles efectos, primero hasta las instalaciones militares de Parga en Guitiriz, donde la Guardia Civil cargó contra la población que intentaba impedir la llegada de los bidones.
Finalmente, con nocturnidad, estos acaban en la factoría de Alumina-Aluminio en San Cibrao (Lugo), ante la protesta de trabajadores que intentan impedir la entrada a la funesta carga. Las otras víctimas del naufragio son el despido de 109 trabajadores, entre ellos los 23 miembros del Comité de Empresa.
Los bidones finalmente fueron llevados a Amberes.
El Casón fue en parte desguazado y lo que queda del barco a escasos 100 metros de la costa y a 12 metros de profundidad como máximo, es muy atractivo para la visita de buceadores que lo frecuentan en gran cantidad (Buceos Finisterre, es una empresa que organiza expediciones al pecio)

Los datos fueron obtenidos de la prensa de la época, en especial La Voz d Galicia.
Las fotografías de las páginas Web “Old Ship Picture Thumbnails” y “ Navegación y Barcos”





1 comentario: